De Interés Turístico
Buscador
Retour

Arquitectura tradicional.

Más Información

Hay que diferenciar dos tipos de construcciones: la popular y la solariega.

La arquitectura popular no hace alusión sólo a la vivienda, sino a todos los espacios creados para satisfacer las necesidades de la familia rural y responde a las necesidades concretas de los habitantes. No está uniformizada por la industria. Los materiales principales son el hierro, la piedra y la madera, suelen tener dos plantas, la inferior generalmente en piedra, por cuestiones relacionadas con la humedad y el clima y la superior no siempre en piedra, con adobe como elemento principal. La distribución típica era la planta inferior para los animales y la superior para las personas.  El conjunto de la casa popular se articula en el corral del que suelen disponer casi todas las casas aunque con variaciones en cuanto a tamaño y disposición. En él suelen encontrarse las edificaciones anejas, bien de una o de dos plantas, siendo más abundantes las de planta baja. Estas edificaciones sirven para realizar bajo ellas tareas domésticas, guardar los aperos, leña, paja... la última suele guardarse en la segunda planta si la hubiere.

La casa solariega se podría encuadrar dentro de la popular diferenciándola por el escudo o blasón como elemento significativo de su fachada. Eran habitadas por la baja nobleza (hay excepciones) que participa de la vida general en cuanto a sus fuentes de ingresos y modo de vida, diferenciándose más por sus materiales y a veces por sus elementos decorativos más que por su estructura o concepción básica. La denominación "Casona" o "Casa Grande" es indicativa de la mayor superficie que ocupan estas casas y de que sus dimensiones están por encima de la media del caserío de la zona.